IBIZA
Artículos  Clásicos  Diseño de viajes  Documentos  Viajeros  Principal 

LUGARES CON HISTORIA EN IBIZA

 


En cada lugar del mundo tenemos la oportunidad de aprender muchas cosas, de su cultura, de su historia, de su gente; por eso es muy importante que si salimos de viaje nos tomemos algo de tiempo para leer sobre ese lugar y poder decir realmente que hemos visitado y conocido el lugar.
Hoy queremos hablar de los enclaves con más historia de Ibiza. Toma nota de ellos y busca un coche de alquiler en Ibiza para que recorras todos y cada uno sin problemas.

1-. Can Marçà

Can Marçà es una cueva situada en el municipio Sant Miguel, al norte de la isla, y tiene más de 100 mil años de antigüedad; es uno de los monumentos históricos naturales más antiguos que se pueden encontrar en esta maravillosa isla.
Era una de las cuevas que usaron los contrabandistas hace muchos años. Actualmente podemos ver algunas señales que marcaban la salida en caso de que los contrabandistas tuviesen que huir. Muchos científicos, espeleólogos y geólogos han logrado reproducir las cascadas y los cursos de agua de la cueva, además han podido estudiar cuáles eran las formas geológicas que caracterizaban a la cueva años atrás.

 

2-. Dalt Vila
Si lo que buscas es disfrutar de uno de los lugares con más historia en toda Ibiza, debes cruzar el baluarte de Sant Pere, en Ibiza capital, y conocer la fortaleza Dalt Vila. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1999, y engloba todo el casco antiguo de Ibiza. Está situada sobre un pequeño monte, el Puig de Vila, y de ahí su nombre, Dalt Vila, que quiere decir “la ciudad alta”.
El Puig de Vila y sus inmediaciones han estado habitados desde tiempos remotos. La colonia fenicia, la ciudad cartaginesa, y luego la ciudad romana, se construyeron, una sobre otra, en el mismo lugar donde ahora se alza el precioso conglomerado de casas blancas y calles estrechas que caracterizan Dalt Vila.

Después, durante la Edad Media, vándalos y bizantinos precedieron a los musulmanes, quienes a partir del s. X fortificaron el enclave y aportaron su trazado urbano de callejuelas retorcidas, habitual de las poblaciones islámicas. En el siglo XIII los musulmanes fueron expulsados por tropas catalanas al servicio del rey Jaime I de Aragón, y en recuerdo de la victoria se construyó la catedral de Santa María de las Nieves, el edificio gótico que corona el Puig de Vila.

La fortaleza y los baluartes que rodean el núcleo de la ciudad antigua fueron construidos en el siglo XVI por orden de Felipe II para defender la población de los ataques de los piratas. Su constructor fue el arquitecto italiano Giovanni Battista Calvi.


Para visitar Dalt Vila puede comenzarse por su puerta principal, el portal de Ses Taules, junto al Mercado Viejo. Por esa puerta se accede al antiguo Patio de Armas y a la Plaza de la Villa, hoy lugar de decenas de comercios de productos ibicencos y restaurantes típicos. A partir de aquí las calles ascienden hacia el ayuntamiento primero y hacia la catedral después. Las calles serpentean arriba y abajo desembocando en algunas de las otras puertas de la muralla.
Merece la pena el esfuerzo de subir hasta la plaza de la catedral y caminar siguiendo el recorrido de los baluartes superiores, pues las vistas de la bahía desde ellos son espectaculares.

 

3-. Necrópolis de Puig des Molins
Buena prueba de la antigüedad de Ibiza es la necrópolis fenicia de Puig des Molins (el cerro de los molinos), situada justo al oeste del Puig de Vila, en la ladera de un pequeño cerro. Los fenicios se asentaron allí en el siglo VII a. C.
Entre el siglo VI y el I a. C la colonia fenicia fue controlada por los cartagineses (o púnicos), quienes agrandaron la ciudad, y en consecuencia también la necrópolis. Con la llegada de los romanos la zona de enterramientos fue extendiéndose hacia el llano, en dirección a las calles en torno a la Avenida de España. En la entrada de la necrópolis principal se ha construido un estupendo museo (c/ Vía Romana, 31) que expone gran parte de los ajuares encontrados en las tumbas. Visitarlo es la mejor manera de entender este importante enclave arqueológico, también declarado Patrimonio de la Humanidad.

 

4-. Poblado de Sa Caleta.
También es Patrimonio de la Humanidad el poblado fenicio de Sa Caleta, situado en una pequeña península entre dos bahías al sur de la isla.
Este poblado, de pequeñas dimensiones, puede ser el asentamiento fenicio más antiguo de la isla de Ibiza. Estuvo habitado desde el s. X hasta el s. VI a. C., un periodo de tiempo en que los fenicios construyeron aglomeraciones de viviendas y talleres (barrios) separados entre sí por pequeños espacios abiertos a modo de plazuelas. El enclave debió servir para comerciar con los habitantes de las islas y para transformar minerales procedentes del levante peninsular. Se han encontrado varios hornos y restos de galena argentífera (mineral de plata), que debieron ser el motivo principal del asentamiento.
El poblado se abandonó a principios del siglo VI a.C., quizá porque sus habitantes se trasladaron a un nuevo poblado en la bahía de Ibiza.
Actualmente puede visitarse el barrio sur, el mejor conservado y excavado.




Redacción de Viajes y Viajeros
Permitido copiar o difundir siempre que sea sin fín comercial, sin modificar y citando el autor y la web donde se ha obtenido